Fisioterapia respiratoria para prematuros09/11/2018

La capacidad pulmonar de los bebés es menor. Apenas saben toser y la tos no les sirve para eliminar secreciones. Tienen más mocos y menos capacidad para expulsarlos. Todo ello hace que las vías respiratorias, que aún son muy estrechas, se inflamen con facilidad. Entonces, la respiración se va haciendo más corta y más rápida. La fisioterapia respiratoria es una técnica que permite aumentar la capacidad pulmonar de esos bebés.

¿En qué casos está indicada?

La fisioterapia respiratoria está especialmente recomendada en alteraciones pulmonares causadas por  alergias, infecciones víricas,bronquiolitis, fibrosis quística, asma, neumonía, otitis… Pero quienes se benefician muy especialmente de ella son los pequeños prematuros, pues su capacidad pulmonar es menor que la de un bebé nacido a término. También los pequeños con síndrome de Down aprenden a toser, algo que les cuesta mucho, en tan sólo un par de sesiones.

¿Qué se hace en una sesión de fisioterapia respiratoria?

El fisioterapeuta realiza maniobras que permiten alargar la espiración para aumentar la fase de inspiración e incrementar poco a poco los movimientos respiratorios y la capacidad pulmonar. Los padres están con su hijo en todo momento: mientras el fisioterapeuta hace la historia clínica, le ausculta y valora su respiración y también durante las manipulaciones. Su presencia es fundamental para calmarlos y transmitirles seguridad, pues los pequeños suelen mostrarse inquietos y llorar. Tras la sesión, suelen acabar muy cansados. Una vez en casa, los padres pueden poner en práctica algunos ejercicios aprendidos del experto.

La fisioterapia respiratoria es una técnica muy útil para aliviar las dificultades respiratorias de algunos bebés. Es eficaz en muy pocas sesiones.

La capacidad pulmonar de los bebés es menor. Apenas saben toser y la tos no les sirve para eliminar secreciones. Tienen más mocos y menos capacidad para expulsarlos. Todo ello hace que las vías respiratorias, que aún son muy estrechas, se inflamen con facilidad. Entonces, la respiración se va haciendo más corta y más rápida. La fisioterapia respiratoria es una técnica que permite aumentar la capacidad pulmonar de esos bebés.

¿En qué casos está indicada?

La fisioterapia respiratoria está especialmente recomendada en alteraciones pulmonares causadas por  alergias, infecciones víricas,bronquiolitis, fibrosis quística, asma, neumonía, otitis… Pero quienes se benefician muy especialmente de ella son los pequeños prematuros, pues su capacidad pulmonar es menor que la de un bebé nacido a término. También los pequeños con síndrome de Down aprenden a toser, algo que les cuesta mucho, en tan sólo un par de sesiones.

¿Qué se hace en una sesión de fisioterapia respiratoria?

El fisioterapeuta realiza maniobras que permiten alargar la espiración para aumentar la fase de inspiración e incrementar poco a poco los movimientos respiratorios y la capacidad pulmonar. Los padres están con su hijo en todo momento: mientras el fisioterapeuta hace la historia clínica, le ausculta y valora su respiración y también durante las manipulaciones. Su presencia es fundamental para calmarlos y transmitirles seguridad, pues los pequeños suelen mostrarse inquietos y llorar. Tras la sesión, suelen acabar muy cansados. Una vez en casa, los padres pueden poner en práctica algunos ejercicios aprendidos del experto.

Una sesión puede ser suficiente

Los resultados de la fisioterapia respiratoria son casi inmediatos. Por ejemplo, en un caso de bronquiolitis, si se acude a tiempo, es suficiente con una sola sesión: los efectos se aprecian a los pocos minutos. En enfermedades crónicas, como el asma, hacen falta más, que además han de completarse con cuidados en casa. Es importante acudir al inicio del cuadro porque los beneficios son mayores y los resultados más inmediatos cuanto antes se trate al niño. Muchas veces, una sesión de fisioterapia a tiempo evita la utilización de medicamentos.


El móvil dispara la demanda de fisioterapia en jóvenes05/11/2018

Lesiones de cuello, espalda, síndrome del túnel carpiano, tendinitis y artrosis del pulgar son algunas de las consecuencias de las malas posturas provocadas por el exceso o uso indebido de las nuevas tecnologías y el teléfono móvil. El Colegio de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (COFICAM) advierte del incremento de las visitas al fisioterapeuta entre los jóvenes, y lanza información con consejos sobre la prevención de lesiones asociadas al abuso y uso incorrecto del teléfono.  

Según datos del estudio Jóvenes en el mundo virtual: usos, prácticas y riesgos publicado por la FAD(Fundación de Ayuda contra la Drogadicción) la mayoría de los jóvenes (91,2%) tiene un perfil en redes sociales que usa habitualmente. El Colegio de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (COFICAM) reseña que las malas posturas provocadas por el exceso o uso indebido de las nuevas tecnologías está provocando la aparición de diversas patologías, sobre todo entre los jóvenes. 

Dolor de cabeza y nuca, entre las consecuencias

Entre las lesiones derivadas del uso prolongado del móvil se encuentran: dolores de cabeza, debilidad en el cuello, hombros y parte alta de la espalda, rigidez y dolor de nuca, alteraciones en el alineamiento de las vértebras y músculos de la espalda, inflamación de los nervios de la columna y hernias de disco y de los nervios del brazo-mano.

Es importante saber gestionar el tiempo de conexión

“Saber gestionar el tiempo de conexión es importante ya que es muy fácil quedarse absorto leyendo noticias interesantes o chateando con amigos. Además, si se trabaja durante mucho tiempo, es mejor hacerlo con la tableta o el ordenador portátil, dejando el teléfono móvil sólo para momentos de emergencia”, afirma Nils Ove Andersson, secretario de COFICAM. 

Un atril puede ayudar con las dolencias cervicales

El Colegio de Fisioterapeutas recomienda poner una alarma a los veinte minutos o media hora para saber que no debes excederte en el tiempo de uso de la tablet o móvil. En caso de problemas cervicales, aconseja usar un atril para tu dispositivo o un sistema de apoyo, y un lápiz táctil para dolencias de pulgar. Deben realizarse estiramientos y descansar cada cierto tiempo.  

Lesiones por teléfono móvil más habituales 

Síndrome del túnel carpiano. Se trata de una lesión por comprensión del nervio mediano con tendinitis de la muñeca y adormecimiento de los dedos pulgar, índice y corazón. 

Tendinitis y artrosis del pulgar (whatsappitis): la primera  aparece sobre todo al deslizar la yema del dedo por la pantalla del teléfono móvil debido al peso del móvil y al tiempo de uso prolongado de éste. La segunda aparece sobre todo en personas que ya padecen el dolor crónico alrededor del dedo pulgar. Se despierta cuando se desliza la yema del pulgar repetidamente por la pantalla. 

Cervicalogía (Síndrome de cuello roto): la flexión del cuello repetidamente da lugar a la aparición de dolor en la nuca.  

Dolor en hombros: la postura mantenida que lleva el móvil al oído provoca hiperextensión de nervio cubital a su caso por el codo, dañándolo y causando dolor y entumecimiento en codos, brazos y dedos. 

COFICAM destaca que, además de estos problemas físicos han de tenerse en cuenta otros síntomas del abuso del móvil, como la dependencia psíquica. Esta adicción produce aislamiento, bajada el rendimiento escolar y laboral, ansiedad, irritabilidad, nomofobia (incapacidad de dejar de mirar el móvil), sedentarismo y obesidad. 

El secretario de COFICAM recomienda “tener un fisioterapeuta de cabecera que cuide de las partes más afectadas y pueda ofrecer pautas de higiene corporal para evitar estas lesiones”. 

 

 


Fisioterapia después de un ictus29/10/2018

El 29 de octubre se celebra el Día Mundial del Ictus, una enfermedad que supone la segunda causa de muerte en España, la primera en mujeres. La primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda causa de demencia.

Un ictus es un trastorno brusco en la circulación sanguínea del cerebro que puede ser producido por obstrucción (85% de los casos) o por hemorragia (15%). El daño cerebral que produce un ictus depende del tiempo en el que dura este trastorno y de la zona que se haya visto afectada. Por lo tanto, saber identificar los síntomas para acudir cuanto antes al hospital, puede ayudar mejorar significativamente el pronóstico de esta enfermedad. 

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), cada año 110.000-120.000 personas sufren un ictus en nuestro país, de los cuales un 50% quedan con secuelas que les causan discapacidad o fallecen.

En los últimos 20 años, la mortalidad y discapacidad por ictus ha disminuido, gracias a la mejora en la detección precoz y el control de los factores de riesgo. Pero aún así su incidencia sigue aumentando.

ntomas, aunque uno solo es motivo suficiente para llamar a Urgencias.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

La característica principal del ictus es que cualquiera de estos síntomas se presenta de manera brusca. Es muy importante acudir a urgencias si se nota alguno de estos síntomas:

  • Pérdida de fuerza de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  • Trastornos de la sensibilidad de un lado del cuerpo.
  • Alteración repentina del habla.
  • Dolor de cabeza de inicio súbito e intensidad inhabitual.
  • Desequilibrio, inestabilidad e incapacidad para caminar.
  • Pérdida de visión, parcial o total.

Es muy importante saber identificar los signos de la enfermedad para poder llamar a los servicios de urgencias rápidamente. La rapidez en el tratamiento es fundamental para salvar la vida del paciente y minimizar las secuelas del ictus.

El tratamiento de rehabilitación tras un ictus

La rehabilitación es una de  los aspectos más importantes del tratamiento de una persona tras sufrir un ictus. El ictus puede ocasionar alteraciones del movimiento y de la sensibilidad, afectaciones del habla y de la visión, alteraciones emocionales, etc. El objetivo de la rehabilitación es tratar estas discapacidades y proporcionar al paciente el mayor grado de autonomía posible. Para ello, necesitaremos un equipo formado por fisioterapeutas, médicos, personal de enfermería, psicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales, trabajadores  sociales, etc.

El tratamiento puede iniciarse en el hospital, en fases muy tempranas tras el ictus, y continuar de forma ambulatoria en el hospital o centros de fisioterapia.

El tratamiento de fisioterapia

Es muy importante empezar la fisioterapia lo antes posible, ya que es un factor relevante para la recuperación del paciente.

En primer lugar, el fisioterapeuta hará una evaluación completa del paciente para identificar cuáles son las discapacidades y necesidades del paciente. El fisioterapeuta identificará las limitaciones del paciente e identificará todo aquello que el paciente es capaz de hacer.

Tras la evaluación, realizará una planificación del tratamiento de fisioterapia con unos objetivos a corto, medio y largo plazo. Durante el tratamiento, se miden los resultados para comparar la evolución del paciente respecto a la evaluación inicial.

Cada paciente es diferente, ya que las zonas del cerebro dañadas varían de una persona a otra. Por ello, la recuperación de las capacidades no es igual en todos los pacientes. Además, influyen otros factores importantes como es la edad, los factores de riesgo, y el estado general del paciente.

La fisioterapia tiene como objetivos mejorar las capacidades afectadas, recuperar el mayor grado de independencia y aumentar la calidad de vida del paciente. En este proceso, es importante la colaboración e implicación directa de la familia.

Mediante la estimulación y diferentes técnicas, los fisioterapeutas tratan las diferentes alteraciones del paciente basándose en la plasticidad neuronal. La plasticidad neuronal es la capacidad adaptativa del Sistema Nervioso para minimizar los efectos de las lesiones a través de modificar su propia organización estructural y funcional. Algunas de las alteraciones que trata un fisioterapeuta tras un ictus son:

  • Alteraciones del movimiento y de la coordinación
  • Alteraciones del tono muscular
  • Alteraciones del control postural y del equilibrio
  • Incapacidad para caminar
  • Alteraciones sensitivas
  • Trastornos cognitivos
  • Alteraciones de la función pulmonar

El fisioterapeuta también enseñará al paciente y a su familia, la forma de realizar las transferencias (cambios de postura), cómo colocarse para dormir y otras actividades de la vida diaria (AVD). Sin embargo, es importante que el paciente haga todo lo que le sea posible dentro de sus posibilidades, para estimular así su recuperación.

Otras alteraciones como son: la incontinencia, la depresión, las alteraciones del habla y el lenguaje, la alteración de la deglución (disfagia), se tratan en colaboración con el resto de profesionales del equipo.

En el domicilio, es importante que el paciente siga las instrucciones del fisioterapeuta y siga el tratamiento  de fisioterapia.

¿Qué tipo de fisioterapeuta necesito?

Todos los fisioterapeutas están preparados para tratar a pacientes que han sufrido un ictus, sin embargo, un fisioterapeuta especializado en neurología, con formación avanzada y experiencia en tratar pacientes que hayan sufrido un ictus es el profesional más indicado, especialmente ante una patología tan compleja.


Día Mundial del Cáncer de Mama19/10/2018

Cada año, el 19 de octubre se celebra el Día Contra el Cáncer de Mama como recordatorio del compromiso de toda la sociedad en la lucha contra el cáncer de mama.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos cánceres de mama al año (Datos del cáncer de mama en España 2016). 

 Es una de las pocas enfermedades cancerosas que se pueden diagnosticar precozmente; es decir, antes de que se note algún síntoma.

¿Por qué es necesario el diagnóstico precoz?

Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial (in situ) son prácticamente del 100%.

Se ha podido demostrar que, gracias a la realización de campañas de diagnóstico precoz de cáncer de mama, la mortalidad por esta enfermedad ha disminuido de una forma significativa, al menos cuando se realiza en la edad de mayor incidencia (por encima de los 50 años).

Pruebas de diagnóstico precoz

La técnica utilizada más eficaz es la mamografía, que consiste en una radiografía de las mamas capaz de detectar lesiones en estadios muy incipientes de la enfermedad.  

La mamografía permite detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos.

Cuando el tumor se detecta en estas etapas precoces es posible aplicar tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas físicas y psicológicas en la mujer.

La dosis de radiación empleada en la mamografía es mínima, por lo que resulta inofensiva.

Otros métodos complementarios a la mamografía son la exploración física, realizada periódicamente por el médico o por la propia mujer. Sin embargo, este método es poco eficaz y no permite diagnosticar tumores pequeños, que sí serían diagnosticados con una mamografía. Se estima que la mamografía permite detectar el 90% de los tumores y el examen físico menos de un 50%. 

No se recomienda la realización de autoexploración de las mamas como único método de diagnóstico precoz, debido a su baja fiabilidad. 

No existe evidencia para recomendar otros métodos diagnósticos distintos a la mamografía.

 

Asociación Española Contra el Cáncer

 

 

 


Los beneficios de la fisioterapia durante la menopausia17/10/2018

La fisioterapia es un gran aliado en la menopausia. La menopausia es una etapa más en la vida de todas las mujeres, pero trae consigo la aparición de ciertas patologías: osteoporosis, dolores musculares o incontinencia urinaria, entre otras.

La menopausia viene precedida por la premenopausia, que suele comenzar unos 2-4 años antes de la última menstruación y dura hasta un año después de la misma. En ocasiones, la menopausia también puede producirse como consecuencia quirúrgica, especialmente si se extirpan ambos ovarios.

Entre los 40-50 años, la mujer va experimentando cambios debidos a este proceso natural, causados en gran medida por la disminución de los niveles hormonales provocando numerosos síntomas o favoreciendo la aparición de ciertas patologías como las comentadas anteriormente, además de pérdida de masa muscular, sofocos, incontinencia urinaria, sequedad vaginal o dolor durante las relaciones sexuales.

Pues bien como venimos comentando la fisioterapia es un gran aliado a la hora de combatir estos problemas. Son especialmente conocidos sus beneficios a nivel músculo-esquelético y algunas de sus técnicas: terapias manuales, magnetoterapia, ultrasonidos, termoterapia, baños de parafina…Sin embargo, la fisioterapia en pelviperineología es una gran desconocida.

Los fisioterapeutas especializados en las Unidades de Suelo Pélvico, llevan a cabo un abordaje integral tratando patologías uroginecológicas (incontinencia urinaria), coloproctológicas (estreñimiento), osteopáticas (tanto viscerales como estructurales), edemas…

Técnicas de tratamiento

El aprendizaje de los ejercicios de suelo pélvico es la base de muchos de los tratamientos de la fisioterapia urinoginecológica para problemas de incontinencia urinaria y/o fecal, y disfunciones sexuales. Los ejercicios de Kegel son los más conocidos, pero no todo el mundo es capaz de hacerlos correctamente, por ello se usan para su aprendizaje técnicas complementarias como el biofeedback, terapia manual, electroterapia, etc.

El biofeedback es una técnica que se utiliza de manera muy habitual en la reeducación del suelo pélvico. Se consigue mejorar la continencia e integrar dicha musculatura en sus actividades de la vida diaria.

La electroterapia o uso de corrientes de diferentes frecuencias  sirve para modular el dolor, mejorar el retorno venoso y que la paciente aprenda a controlar esa musculatura que no sabe utilizar.

El masaje perineal es una técnica manual más conocida por el uso en la preparación al parto, pero especialmente interesante en esta etapa en la que los tejidos de la mujer se vuelven más rígidos. El masaje perineal busca la mejoría del tejido aumentando la vascularización y oxigenación del mismo, elastificándolo, normalizando el tono muscular e inhibiendo los puntos dolorosos.

Otras técnicas son la termoterapia, la magnetoterapia, la punción seca, la gimnasia abdominal hipopresiva, el balón rectal, la corrección de hábitos, el láser, los estiramientos, la osteopatía o la corrección postural global.

.



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.