Fortalece tus huesos durante el invierno11/12/2019

Las bajas temperaturas, especialmente durante el invierno, provocan la contracción de los vasos sanguíneos, dificultando la circulación de la sangre. Esto afecta, sobre todo, a los músculos, que se verán irritados por la falta de oxígenos, tendrán dificultades para llevar a cabo sus funciones correctamente, y, por lo tanto, se producirán contracturas y diferentes tipos de  dolores.

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS), esto desemboca en la rigidez y sobrecarga articular, y en el deterioro de los cartílagos, lo que, a largo plazo, puede llevar a que surjan enfermedades óseas. 

Los especialistas advierten que esta  exposición al frío es más dañina en menores de 12 años y en mayores de 60. Esto se debe a la incapacidad de modular correctamente la respuesta del sistema nervioso autónomo (ya sea por falta de desarrollo o por desgaste, respectivamente), que se encarga de cerrar o abrir las arterias para regular el flujo de la sangre.

¿Cómo protegernos?

El mejor momento para cuidar nuestros huesos es durante los primeros 20 años de vida. A esa edad, uno puede trabajar mejor en su masa ósea y así prevenir muchas enfermedades que debilitan los huesos y el tejido conectivo, volviéndolo más vulnerable ante el frío. Para contrarrestar los efectos que las bajas temperaturas generan sobre nuestro organismo, puedes seguir los siguientes consejos:

Actividad física

Una forma de cuidar las articulaciones es manteniéndolas en constante funcionamiento, es decir, en movimiento. Para ello es aconsejable no descuidar el ejercicio físico, ya que el movimiento articular generado por el deporte ayudaría a mantener el tejido conectivo activo, fortalecería la masa muscular y mejoraría la circulación. También se aconseja evitar ciertos hábitos, como fumar o consumir alcohol en exceso, ya que esto puede provocar estrés en las estructuras conectivas y aumentar el dolor.

Ropa

Parece una obviedad, pero una forma de combatir los efectos de las bajas temperaturas es eligiendo correctamente nuestra ropa. Debemos mantener las articulaciones aisladas de las bajas temperaturas, más aún si es que practicamos deporte en el exterior. 

Alimentación

La alimentación es muy importante para cuidar nuestro huesos y articulaciones de las bajas temperaturas. Los expertos recomiendan consumir minerales como calcio, magnesio y potasio, y vitaminas como la D, a la vez que se incorporan alimentos capaces de favorecer la desintoxicación del cuerpo, eliminando líquidos y toxinas. Puedes considerar para tu dieta las siguientes opciones:

Aceite de oliva: gracias a su contenido de ácido oleico, que contiene polifenoles y ácidos grasos omega-3, se le atribuyen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias beneficiosas para los huesos.

Crucíferas: incluye brócoli, coliflor y otros tipos de coles, cuyo consumo regular ayudaría a proteger las articulaciones evitando el posible desarrollo de la artritis.

Cúrcuma: distintos estudios señalaron que consumir esta especia podría favorecer el funcionamiento de muscular y de otros sistemas, como el digestivo, a partir de reducir la inflamación.

Frutos del bosque: como las frambuesas o moras, que además de tener propiedades antioxidantes también son ricas en vitaminas y minerales que ayudan a todo nuestro organismo.

Gelatina: ayudaría a las articulaciones ya que es rica en glicina y prolina, aminoácidos que intervienen en la construcción de estructuras conjuntivas del cuerpo. Además, posee colágeno, uno de los principales componentes de los tendones. 

Granos enteros y cereales: esto incluye almendras, nueces de Brasil, semillas de girasol, tahina o pasta de ajonjolí y legumbres secas. Según la evidencia científica, serían capaces de fortalecer los huesos por su alto contenido de calcio.

Jengibre: se lo asocia a propiedades antioxidantes y antinflamatorias, además, sería una gran opción para prevenir enfermedades óseas, como la artrosis.

Lácteos: los productos lácteos son la mejor fuente de calcio. Los adultos deben escoger leche baja en grasa o descremada y otros derivados, como quesos o yogures, que también lo sean. Que algunos productos lácteos no tengan grasa no significa que poseen un menor contenido de calcio.

Naranjas: es una fuente de antioxidantes y vitamina C, compuestos necesarios para cuidar la salud de las articulaciones.

Pescado: es una buena forma de obtener vitamina D, específicamente si recurres al salmón, atún o a las sardinas.

Vegetales verdes: incluido el brócoli, col rizada, berza común, acelga y repollo chino, son buenas fuentes de calcio, fibra, hierro y vitamina A.


Cefalea cervicogénica04/12/2019

El trastorno recibe varios nombres (síndrome simpático cervical posterior, neuralgia occipital, cefalea cervical...), aunque los expertos parecen decantarse por "cefalea cervicogénica", un término ya aceptado por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor.

Y es normal que el porcentaje de afectados sea tan alto por una sencilla y obvia razón:

La proximidad entre cuello y cabeza provoca que cualquier alteración que afecte a alguna de las 7 vértebras cervicaleso a la musculatura que la rodea comprima el tejido nervioso y cause dolor de cabeza. Por tanto, para aliviar este tipo de cefalea es fundamental solucionar los posibles problemas que afecten al cuello, tanto a nivel óseo como muscular.

QUÉ PUEDE HABER DETRÁS DEL DOLOR

Las causas pueden ser múltiples, pero las más habituales son las siguientes:

Sencillamente, una mala postura mantenida en el tiempo. Una de las posturas más perjudiciales es la "cabeza adelantada". En ella el peso del cráneo "tira" de las vértebras cervicales hacia abajo, lo que puede originar dolor de cabeza.

ALIVIA TENSIONES

La razón de que tus cervicales "se carguen"

También puede empezar con un latigazo cervical. Acostumbra a ocurrir en accidentes de coche: el cuello se sacude hacia delante y hacia atrás de forma muy brusca y sin control, dañando la musculatura y los ligamentos que rodean las cervicales, lo que impide mover el cuello. Un buen número de este tipo de cefaleas empiezan con un traumatismo de estas características, por eso es clave recuperarse correctamente y realizar rehabilitación para evitar secuelas.

La postura de "la cabeza adelantada" daña las cervicales

Las vértebras pueden estar algo desgastadas. El deterioro que se produce en el cartílago de la articulación que "une" las vértebras también puede ser el culpable. A medida que avanza este proceso degenerativo, los nervios que pasan por ella se comprimen y provocan un dolor que puede irradiarse incluso a los brazos.

 

Consejos para prevenir y aliviar el dolor de cabeza

Durante los dos primeros días de dolor intenso realiza duchas de 5 minutos dirigiendo el chorro de agua caliente hacia el cuello. Repite 3 o 4 veces al día. El calor húmedo ayuda a bajar la inflamación.

1. Aplica calor seco

Cuando remita la intensidad del dolor (probablemente al tercer o cuarto día, aunque también puede ser antes) aplica alrededor del cuello una bolsa de agua caliente o un saquito de semillas (puedes hacerlo tú mismo) calentado previamente en el microondas. También puedes utilizar una almohadilla eléctrica o incluso una lámpara de infrarrojos doméstica específica para este uso.

La clásica bolsa de agua caliente o una esterilla son muy útiles

Haz sesiones de 10 a 30 minutos cada 2 o 3 horas (no olvides realizar una justo antes de acostarte).

Si el calor húmedo te ayudaba a bajar la inflamación en un primer momento, el seco aumenta el flujo sanguíneo, relaja la musculatura y tiene un efecto analgésico.

2. No olvides la zona de los hombros

La mayoría de molestias cervicales se irradian a la zona de los hombros porque ambas comparten músculos como el trapecio, que ocupa prácticamente toda la parte alta de la espalda, desde el cráneo hasta la última vértebra dorsal. Así que...

 

Aleja el dolor de hombros y alivia tensiones

Si hay tensión en el cuello, es fácil que también afecte a este músculo que cubre la escápula. De la misma manera que si se contractura el trapecio las cervicales también sufrirán. Un auténtico círculo vicioso. Por lo tanto, cuando apliques calor seco hazlo también en los hombros.

3. Cambia de postura

Muchas cervicalgias que provocan cefaleas se originan en malas posturas, sobre todo al sentarse. Pero, aunque tu posición sea la correcta...

Tus músculos y tus huesos están diseñados para moverse y no pasar excesivo tiempo en la misma posición. De modo que, si notas molestias, levántate y camina un rato, estira brazos y piernas, mueve el cuello...

4. No leas con el libro en las piernas

Eso obliga a bajar la mirada y, en consecuencia, a inclinar o flexionar el cuello, lo cual puede suponer una carga de hasta 27 kilos en tus cervicales. Y es que, como te avanzábamos, la postura con la "cabeza adelantada" es la más perjudicial para estas vértebras.

Inclinar mucho el cuello multiplica el peso que soporta tu cabeza

También lo es echar la cabeza demasiado hacia atrás, mantener los hombros tensos y hacia arriba o realizar tareas que impliquen un esfuerzo por encima de ellos. ¿Cómo saber entonces cuál es la posición idónea?

Si logras trazar una línea recta imaginaria que pase por el centro de la rodilla, el centro de la cadera y del hombro, y el borde de la oreja es que tu postura es correcta.

Adopta la postura anatómica al dormir

Si sueles colocarte boca arriba en la cama, lo mejor será optar por una almohada baja. Si lo haces de lado, elígela un poco más alta porque eso ayudará a que las cervicales no modifiquen su curvatura natural.

CÓMO DISTINGUIR UNA CEFALEA CERVICAL DE OTRAS MIGRAÑAS

  • El dolor de cabeza aparece en un solo lado. Pero si no se le pone remedio, puede extenderse a los dos.
  • Se intensifica al toser o estornudar.
  • Empeora cuando se mueve el cuello.
  • Hay tensión en la zona cervical y cuesta girar la cabeza.
  • El trapecio (cubre la escápula) puede doler y la zona está rígida y en tensión.
  • En ocasiones la molestia se concentra en el ojo o en una zona muy concreta de la cabeza.

Fisioterapia y Bruxismo25/11/2019

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes.

El bruxismo se define como el hábito de apretar los dientes de forma involuntaria, lo cual genera tensión en la musculatura que rodea la mandíbula.

Este hábito es mucho más común de lo que se piensa, de hecho, lo sufre un 70% de la población. 

Las personas que bruxan, suelen padecer dolores de cabeza y oído, molestias en la mandíbula o dolor en la articulación temporomandibular. También pueden sufrir de insomnio, sensibilidad dental o ansiedad.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

No existe una única causa que determine la existencia del bruxismo, sin embargo, este hábito se asocia a varios factores:

  • Alineación incorrecta de las estructuras dentales
  • Estrés y ansiedad
  • Depresión
  • Hábitos incorrectos al dormir
  • Mala postura

¿Qué puede hacer el fisio en estos casos?

La fisioterapia puede ayudar en casos de bruxismo a relajar toda la musculatura y a eliminar las tensiones. Además, el fisio localizará los puntos de tensión y trabajará la zona. El fisioterapeuta masajeará la zona de la mandíbula y desbloqueará las articulaciones de apertura mediante masoterapia. También puede emplear técnicas como la electroterapia.

Algunos ejercicios para trabajar el bruxismo son los de contra resistencia, en los que el paciente tratará de abrir la boca sin que el fisio lo permita. También el estiramiento del esternocleidomastoideo es importante, ya que estira la zona superior del pecho y libera la tensión acumulada.

En muchas ocasiones, el dolor mandibular se carga en zonas como el cuello, por eso el fisio también eliminará las tensiones de esa área.

Resumen de las prácticas más comunes para combatir el bruxismo con fisioterapia:

  • Trabajar la mandíbula y las articulaciones de apertura mediante masaje
  • Ejercicios de contra resistencia
  • Electroterapia
  • Estiramiento del esternocleidomastoideo
  • Masaje en la zona posterior del cuello

Crean virus que podría eliminar el cáncer12/11/2019

 

El científico estadounidense Yuman Fong creó un nuevo virus, similar al de la viruela bovina (cowpox virus), capaz de eliminar varios tipos de cáncer. 

El especialista explicó que el virus, denominado CF33, forma parte de un tratamiento experimental desarrollado para una empresa australiana de biotecnología que prevé para el próximo año realizar los primeros ensayos clínicos en pacientes con cáncer de mama y otros tipos de esa enfermedad.

Detalló que el CF33 se logró al mezclar la viruela bovina (cowpox virus) con otros, generando un cóctel capaz de matar el cáncer en laboratorio.

“Se espera que el virus infecte las células de cáncer y las haga explotar. Luego se espera que el sistema inmune sea alertado sobre otras células cancerosas en el cuerpo, lo que provocará la muerte de las células enfermas”, abundó Fong, quien está en Australia para organizar los ensayos clínicos en ese país y en otras naciones.

Destacó que la vacuna de la viruela, que demostró proteger con éxito a las personas contra la viruela hace 200 años, es inofensiva en los humanos, pero mezclar la viruela de la vaca con otros virus podría matar el cáncer.

Al respecto, el especialista estadounidense agregó que las pruebas clínicas se realizarán a pacientes con cáncer de mama triple negativo, melanoma, cáncer de pulmón, de vejiga, gástrico e intestinal.

De acuerdo con un reporte del diario The Independ en su edición en línea, Fong reconoció que aunque el éxito con los ratones no garantiza que el virus pueda tratar a los humanos, confía en que el CF33 será efectivo, como otros virus específicos lo han sido para combatir el cáncer en humanos.

Mencionó que el virus que causa el resfriado común se convirtió en un tratamiento para el cáncer de cerebro en Estados Unidos, y ”la enfermedad desapareció en algunos pacientes durante varios años, mientras que en otros se redujeron considerablemente los tumores”.


¿ Que es Pronación del codo?05/11/2019

La pronación del codo es una situación patológica que tiene diversos nombres. Se le conoce también como prono doloroso, bloqueo del codo y codo de niñera. El nombre técnico específico, en realidad, es el de subluxación de la cabeza del radio.

Quizás la denominación más llamativa sea la de codo de niñera. Este nombre lo adquirió el cuadro clínico cuando fue descrito, ya que se trataba de una lesión que frecuentemente causaban las niñeras de niños pequeños, sin intención, al llevarlos de la mano.

Como veremos más adelante, al explicar el mecanismo de producción, en general se trata de un trauma que originan los adultos al estirar bruscamente alguno de los dos miembros superiores de un pequeño. El adulto en cuestión puede ser el padre, la madre, los abuelos o cualquier otra persona, pero se popularizó la referencia a la niñera.

¿En qué consiste la pronación del codo?

En el ámbito médico la pronación del codo es un bloqueo del movimiento. El codo del niño queda imposibilitado de realizar el movimiento de prono-supinación, es decir, de giro sobre su propio eje. El bloqueo, por supuesto, genera dolor.

La edad de presentación oscila entre el año y los cinco años de edad. Es muy raro que aparezca en mayores de siete años. Curiosamente, el codo izquierdo suele ser más afectado que el derecho, y las niñas lo padecen en mayor proporción que los varones.

Se han registrado casos fuera del rango etario habitual, pero son excepciones. También es excepcional la presentación bilateral, ya que justamente el mecanismo de producción obedece al tironeo brusco sobre uno de los lados.

¿Cómo se produce la pronación del codo?

El mecanismo de producción de la lesión es la tracción brusca. Un tironeo excesivo y rápido sobre uno de los miembros inferiores provoca que la cabeza del radio se separe de su lugar anatómico sin poder regresar, bloqueando el movimiento.

Tenemos que entender primero que la articulación del codo es la combinación de tres huesos: el húmero, el radio y el cúbito. El húmero es el hueso del brazo que tiene su recorrido entre el hombro y el codo. El radio y el cúbito son los huesos del antebrazo, entre el codo y la muñeca.

Para que la punta del radio se mantenga en su lugar, articulando con el húmero por arriba y con el cúbito hacia el costado, existe el ligamento anular. El ligamento anular rodea la cabeza del radio y le da movimiento evitando que se salga por fuera de la articulación.

Hasta los siete años el ligamento anular es inmaduro, débil y laxo. Se estira fácilmente y no posee la elasticidad resistente que adquiere con el crecimiento y el desarrollo. Por esta razón es más frecuente la pronación del codo en la edad pediátrica, sobre todo antes de los siete años.

Tratamiento

Por suerte, el tratamiento es simple si es realizado por personal de salud capacitado. No requiere intervención quirúrgica y una consulta de guardia lo puede resolver en muy poco tiempo.

Es fundamental que la consulta sea sin que hayan pasado más de doce horas de la lesión. El profesional de la salud realizará las maniobras indicadas para tal fin y volverá a colocar la cabeza del radio en su lugar. El movimiento del codo se recupera de inmediato.

 No hay que desesperarse como padres si nuestro niño presenta los síntomas de la pronación del codo. Es prioritario mantener la calma y dirigirse a una consulta de guardia para que solucionen el problema. 

 



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.