Diferencias entre el Síndrome del túnel carpiano y la artritis28/08/2019

Aunque ambas afecciones pueden causar dolor en las manos, específicamente en las muñecas y en los dedos, existen diferencias entre el Síndrome del túnel carpiano y la artritis.

El síndrome del túnel carpiano es una afección en la cual existe una presión excesiva en el nervio mediano. Este es el nervio en la muñeca que permite la sensibilidad y el movimiento a partes de la mano. 

Los principales factores de riesgo del Síndrome del túnel carpianoson desajustes hormonales, la edad, uso excesivo de la computadora, antecedentes familiares con Síndrome del túnel carpiano, entre otros. 

Síntomas o señales de alerta de Sindrome del túnel carpiano 

  • Dolor en las muñecas que puede llegar hasta los codos
  •  Debilidad en una o ambas manos 
  •  Dificultad para sostener objetos y mover los dedos
  • Hormigueo y entumecimiento en la palma de las manos y en los dedos 

El diagnóstico del Síndrome del túnel carpiano 

Se hace a través de una revisión física y una radiografía. El tratamiento depende del caso, pero por lo regular consiste en la toma de antiinflamatorios, la inmovilización y, en los casos más severos, cirugía. 

Por su parte, la artritis es la inflamación de una o más articulaciones y hay varios tipos, por ejemplo, reumatoide, reactiva, del pulgar, séptica, osteoartritis, entre otras. 

 Los principales factores de riesgo de la artritis son:

Antecedentes familiares con artritis, edad avanzada, ser mujer, obesidad y haber sufrido alguna lesión articular. 

Síntomas o señales de alerta de artritis

  • Dolor de articulaciones
  • Rigidez
  • Dificultad de movimiento
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento de la zona o zonas afectadas

Diagnóstico y tratamiento de la artritis

El diagnóstico de la artritis se hace mediante una exploración física, radiografía, ecografía, tomografía, imágenes por resonancia magnética y análisis de laboratorio para determinar el tipo de artritis. 

 

 

 


¿Qué es la grasa marrón?23/08/2019

Investigadores de Rutgers, la Universidad Estatal de Nueva Jersey, han descubierto cómo la grasa marrón puede ayudar a proteger contra la obesidad y la diabetes. Su estudio, que publican en la revista 'Nature', se suma al conocimiento sobre el papel de la grasa marrón en la salud humana y podría conducir a nuevos medicamentos para tratar la obesidad y la diabetes tipo 2.

La grasa marrón, también conocida como tejido adiposo marrón, se considera un órgano de calor. Las personas tienen unos pocos gramos en áreas como el cuello, la clavícula, los riñones y la médula espinal. Cuando se activa por temperaturas frías, la grasa marrón usa azúcar y grasa de la sangre para generar calor en el cuerpo.

El estudio encontró que la grasa marrón también podría ayudar al cuerpo a filtrar y eliminar los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA) de la sangre. Los BCAA (leucina, isoleucina y valina) se encuentran en alimentos como huevos, carne, pescado, pollo y leche, pero también en suplementos utilizados por algunos atletas y personas que desean desarrollar masa muscular.

En concentraciones normales en la sangre, estos aminoácidos son esenciales para una buena salud. En cantidades excesivas, están vinculados a la diabetes y la obesidad. Los investigadores encontraron que las personas con poca o ninguna grasa marrón tienen una capacidad reducida para eliminar los BCAA de su sangre, y eso puede conducir al desarrollo de obesidad y diabetes.

El estudio también resolvió un misterio de más de 20 años sobre la grasa marrón: cómo los BCAA ingresan a las mitocondrias que generan energía y calor en las células. Los científicos descubrieron que una proteína nueva (llamada SLC25A44) controla la velocidad a la que la grasa marrón elimina los aminoácidos de la sangre y los usa para producir energía y calor.

"Nuestro estudio explica la paradoja de que los suplementos de BCAA pueden beneficiar potencialmente a las personas con grasa marrón activa, como las personas sanas, pero pueden ser perjudiciales para otros, incluidos los ancianos, los obesos y las personas con diabetes", dice el coautor Labros S. Sidossis, profesor en el Departamento de Medicina de la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson en Rutgers Biomedical and Health Sciences.

Ahora, los investigadores deben determinar si la absorción de BCAA por la grasa marrón puede controlarse por factores ambientales, como la exposición a temperaturas moderadamente frías (18 grados centígrados), el consumo de alimentos picantes o con medicamentos. Esto podría mejorar los niveles de azúcar en la sangre que están relacionados con la diabetes y la obesidad, dice Sidossis.

 


Lesiones meniscales y verano16/08/2019

Con la llegada del verano tenemos más tiempo libre y un clima mejor y la mayoría de veces, tras un invierno de inactividad, hemos querido hacer en verano lo que no hacemos durante el año con una preparación física poco adecuada o por un esfuerzo excesivo.

Es por ello que hemos podido sufrir algunas lesiones musculares, tendinopatías e incluso algún traumatismo.

Las principales causas de lesiones en la práctica deportiva estival se producen sobretodo por una falta de preparación física (por la inactividad deportiva durante el año), por un entrenamiento inadecuado o por la utilización de un material inadecuado.

La lesiones más frecuentes difieren según el deporte que se realice durante el periodo estival. En general las lesiones más frecuentes son leves y de rápida recuperación aunque existen lesiones más graves.

Algunas de las lesiones que podemos sufrir son lesiones en las rodillas  una de las más comunes, detrás del esguince del ligamento medial, se encuentran las lesiones meniscales.

Estas se pueden producir por efecto de un traumatismo, así como también por la degeneración de los meniscos. La lesión de meniscos es la más frecuente en la rodilla.
Es habitual en el deporte, aunque también puede producirse en otro tipo de actividades cotidianas, ya que no requiere un mecanismo muy potente para producirse.

El menisco tiene la función de:

  • Distribuir las fuerzas transmitidas a través de la rodilla: soporta alrededor del 40% de la carga que recibe la articulación
  • Disminuye la fricción entre las superficies articulares
  • Interviene en la estabilidad a la rodilla

Cuando se habla de la lesión de uno o ambos meniscos, se habla del daño o ruptura de estas estructuras como resultado de varios factores como fuerzas compresores, tracciones o una combinación de ambas.

El menisco se rompe por varias razones:

El traumatismo articular en flexión y rotación, pero con mayor frecuencia se debe al desgaste de los componentes que forman el menisco.

Como todo tejido vivo se deteriora con el paso de los años y su capacidad elástica disminuye, por lo que puede llegar a romperse al realizar un mal gesto (es frecuente que la flexión mantenida en cuclillas provoque un pinzamiento del menisco al levantarnos y éste sea el que desgarre el menisco).

Existen así mismo lesiones degenerativas en gente joven, que se caracterizan por la pérdida de elasticidad y en muchas ocasiones traducen una rotura intrameniscal.

¿Hay que tratar todas las roturas meniscales?

Nuestra filosofía es que hay que tratar aquellas roturas causantes de dolor y limitación de la calidad de vida, que nuestro paciente quiere llevar.

Existen muchas roturas que cursan asintomáticas, esto quiere decir que no provocan dolor y por lo tanto al paciente no le limita para su actividad, sea esta la que sea.

Otro caso son las roturas que tan sólo duelen cuando realizamos actividad física, o las que provocan dolor incluso en reposo. Estas son para mi objeto de tratamiento.

El objetivo del tratamiento consiste en evitar el desgaste articular provocado por el mal funcionamiento de la rodilla (siempre la he comparado con una compleja bisagra, que si funciona mal, aparte de chirriar, puede estropear el resto de bisagras de la puerta e incluso provocar daños en el marco de la puerta), y dar calidad de vida a mis pacientes. Reincorporarlos a su actividad por dura y física que ésta sea.

Como consejos recordar siempre estirar y calentar antes y después de iniciar la práctica deportiva y utilizar protecciones.

 


El veganismo ¿es bueno o malo?13/08/2019

Como ya sabrás, el veganismo promueve el respeto por los animales y reivindica sus derechos, de manera que se rechazan todos los productos de origen animal tanto alimentarios, como la leche o el huevo, como textiles, como la piel o el cuero. Son muchos los beneficios de la dieta vegana. Te detallamos las principales ventajas de ser vegano a continuación:

Gracias a la baja ingesta de grasas saturadas, existe un menos riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas crónicas, como la obesidad, la hipertensión o la diabetes de tipo II.

Problemas de ser Vegano 

Déficit de ácidos grasos: los esenciales son el omega 3, 6 y 9. El omega 3 es clave en la circulación sanguínea, evitando la formación de placas de ateroma, que impiden el flujo normal de sangre a través de las arterias. El omega 3 impide la formación de coágulos de sangre que podrían alterar el flujo normal de la misma y producir infartos de miocardio, trombosis o accidentes cerebro vasculares. También se encarga de reducir los niveles de colesterol malo y aumentar el bueno, mejora la absorción de vitaminas liposolubles, reduce los síntomas de la depresión y reduce los riesgos de padecer alguna enfermedad degenerativa.

Huesos más débiles: el consumo de vitamina D y calcio disminuye drásticamente al dejar de consumir alimentos de origen animal. Los huesos se desgastan constantemente, por lo que necesitas vitamina D y calcio que te ayudarán a compensar la pérdida y a crear nuevos tejidos óseos. Además, uno depende del otro, ya que la presencia de vitamina D en el organismo, es la que permite la absorción de calcio. Si no consumes suficiente vitamina D, pero si consumes calcio, éste no será absorbido.

Por eso es tan importante cuando se empieza una dieta vegana, consultar con un especialista en nutrición, saber nuestro estado de salud, para conocer cómo calibrar los alimentos, de qué ingerir más, los análisis que debemos hacernos a menudo... 


Aspirina Diaria ¿Buena o Mala?05/08/2019

Durante años, el consejo de tomar una aspirina al día ácido acetil salicílico en su  nombre genérico real- ha sido uno de los caballos de batalla de la prevención cardiovascular en medicina. Teóricamente, tomar esta medicación reduciría el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares, como infartos de corazóno accidentes cerebrovasculares.

Sin embargo, las investigaciones al respecto han avanzado, y los consejos sobre la toma de aspirina han ido haciéndose cada vez más individualizados, hasta el nivel de que su uso como prevención primaria, es decir, en aquellos individuos que jamás han sufrido ningún evento cardiovascular, ha sido desterrado.

Sin embargo, aún quedan millones de individuos hoy en día que toman una aspirina al día sin necesidad, como afirma un nuevo estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine. 

Las nuevas guías del Colegio Americano de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón (AHA) desaconsejan la toma de aspirina en individuos mayores de 70 años con enfermedad cardiovascular conocida, y también en individuos más jóvenes pero con algún factor de riesgo de sangrado. Y sin embargo, millones de individuos siguen haciéndolo.

Según la AHA, tan solo un número muy específico de individuos entre los 40 y 70 años deberían tomar aspirina, de 75 a 100 mg, y siempre bajo prescripción médica.

Sin embargo, según una encuesta nacional de salud de 2017 de los EEUU con datos de 14.000 individuos mayores de 40 años, se estimó que alrededor de 29 millones de personas toman una aspirina al día sin tener una enfermedad cardiovascular conocida en el país norteamericano, y hasta 6.6 millones de individuos lo hacen sin prescripción médica.

Por otro lado, según el nuevo trabajo, hasta 10 millones de personas mayores de 70 años siguen tomando aspirina sin sufrir ningún problemacardíaco conocido, algo que en las nuevas guías de la AHA se desaconseja tajantemente.

La toma de aspirina sin haber sufrido un evento cardiovascular entraba dentro de los criterios de la conocida como prevención primaria, es decir, un tipo de medicación que evitaría sufrir eventos cardiovasculares.

Hoy en día la aspirina se reserva solo a individuos que ya han sufrido algún evento, como forma de prevención secundaria y con el objetivo que no vuelvan a sufrir otro evento cardiovascular; en casos muy específicos también se receta la aspirina diaria, pero siempre con alguna enfermedad cardíaca de base y no como prevención.

Por ejemplo, sí que está aconsejado tomar una aspirina diaria tras sufrir un infarto cardíaco, dado que se trata de una patología donde existen problemas de coagulación. De hecho, en ocasiones la aspirina se combina con otra medicación con características similares durante el primer año, siendo retirada tiempo después, dependiendo del tipo de infarto sufrido. En el caso de sufrir un ictus, los requisitos para la toma de aspirina son similares.

El problema de la toma de aspirina, en caso de no haber sufrido ningún evento cardiovascular, es que su toma puede aumentar el riesgo de sufrir sangrados. De hecho, a principios de 2019 un estudio comparó el riesgo-beneficio de la toma de aspirina como forma de prevenir infartos o ictus, en contraposición al riesgo de sangrado; finalmente se llegó a la conclusión que el riesgo de sangrado era mayor que la reducción de riesgo de sufrir algún evento, algo que desaconsejaría una vez más tomar aspirina sin requisitos previos.

En definitiva, tomar una aspirina diaria aportaría pocos beneficios y demasiados riesgos, cuando no se ha sufrido ninguna enfermedad cardíaca previa. En las nuevas guía se la AHA se sugiere que el 80% del peso de prevención cardiovascular debe recaer en los cambios en el estilo de vida y no en la toma de determinadas medicaciones. Pero, recordemos, si ya se ha sufrido algún evento cardiovascular sí se debe tomar aspirina de forma diaria. Siempre bajo prescripción médica.


12

Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.