En invierno se propagan más los gérmenes19/01/2019

El invierno es la época del año en la que se produce el mayor número de atenciones sanitarias. Una situación que se produce principalmente por la epidemia de la gripe y a que el frío y el contraste continuo de temperaturas, entre lugares con calefacción y al aire libre, debilita el sistema inmunológico. Estas condiciones son perfectas para que los gérmenes y algunos virus aumenten su propagación e incrementen su incidencia en la salud de las personas con respecto a otras épocas del año

Pero además existen otros factores que determinan la transmisión de virus y la presencia de bacterias. En este época del año, debido a las inclemencias meteorológicas y a las bajas temperaturas, disminuye el tiempo de ventilación de los inmuebles y aumenta el periodo que pasamos encerrados en oficinas, viviendas, centros comerciales o medios de transporte. Lugares que están frecuentados por cientos de personas por lo que el contacto entre un mayor número de ciudadanos puede fomentar la propagación de los gérmenes, bacterias y virus.

La medida preventiva más efectiva es la higiene de manos en el hogar y el trabajo

Así, las enfermedades infecciosas se propagan por contacto directo o indirecto con otra persona, a través del aire, por objetos contaminados, por contacto físico, por el intercambio de fluidos corporales mediante la tos y los estornudos.

“La contención de la tos y los estornudos es importante, pero la medida preventiva más efectiva es la higiene de manos en el hogar, el trabajo y dondequiera que vaya. Un lavado de manos con agua y jabón a menudo, especialmente antes de tocarse la cara es la forma más adecuada de prevenir la propagación de infecciones”, apunta Lynn Cravero, responsable de enfermería del control de infecciones del hospital de Snoqualmie Valley en EE.UU.

Higiene de ropa de abrigo, manos y cara

En este sentido, la higiene se convierte en un elemento fundamental para evitar contagios y enfermedades pero no solo la corporal. En invierno, muchas personas descuidan el lavado de la ropa de abrigo como chaquetas, guantes, gorros o bufandas. Unas prendas que están expuestas en lugares públicos y que pueden entrar en contacto con cientos de elementos por lo que pueden albergar gérmenes y aumentar su propagación.

En espacios públicos cerrados, la exposición a los gérmenes es alta y enfermar es muy fácil

“Los abrigos y accesorios de invierno no son diferentes de cualquier otra prenda de vestir en cuanto a la necesidad de lavado … quizás no tan a menudo, pero con cierta frecuencia”, señala Vicki Allen, presidenta del comité de comunicaciones de la Asociación de Profesionales en Control de Infecciones de Epidemiología (APIC).

Por su parte, el experto en microbiología de la Universidad de Arizona en EE.UU. Charles Gerba, en una información recogida por el diario New York Post, señala que la gente no suele lavar mucho los abrigos de invierno. “En espacios públicos cerrados, la exposición a los gérmenes es alta y enfermar es tan fácil como tocar un objeto en el metro y frotarse la nariz, ya que solemos tocarnos la cara unas 16 veces por hora”, detallaba el experto.

Por ello, debe prestarse una mayor atención a la limpieza tanto de las manos como de la ropa de abrigo para evitar, en la medida de lo posible, la propagación de virus y gérmenes. “Generalmente recomiendo lavar las cosas que usas en público una vez a la semana”, aconsejó el experto sobre la frecuencia de higienizar las prendas de invierno.

 


Punción Seca15/01/2019

¿Que es la Punción Seca?

Es una técnica de fisioterapia en la que utilizamos agujas similares a las de acupuntura para eliminar unas contracturas muy localizadas que llamamos puntos gatillo miofasciales. Lo que se consigue con la aguja es desestructurar estos puntos gatillo y desencadenar una serie de mecanismos que ayudaran al control del dolor y a la mejora de la función. Existen varias modalidades de PS, pero la técnica más habitualmente empleada es la de “entrada y salida rápida” o “técnica de Hong”, mediante las que buscamos insertar varias veces la aguja en el punto gatillo y provocar respuestas de espasmo local. La obtención de éstas respuestas de espasmo nos indican que estamos en el punto gatillo y que el pronóstico será bueno. Tambien se pueden aplicar corrientes a las agujas (electropunción seca).

¿Que son los Puntos Gatillo Miofasciales (PGM)?

Son unos nódulos musculares hiperirritables que podemos encontrar mediante la palpación. Su presencia puede provocar dolor local y/o a distancia, falta de movimiento, alteración del control motor, hormigueo, disminución de fuerza… El conjunto de estos signos y síntomas los conocemos como Síndrome de Dolor Miofascial.

¿Que es una Banda Tensa?

Es una parte del músculo que notamos claramente más tensa que las demás si la palpamos e dirección perpendicular a sus fibras. Dentro de ésta banda tensa es donde se alberga el punto gatillo miofascial.

¿Quién realiza la punción seca?

Normalmente esta técnica es ejecutada por fisioterapeutas que han adquirido una formación de postgrado adecuada en tiempo y en contenidos.

¿Duele la Punción Seca?

Al ser una técnica invasiva en la que la aguja traspasa la piel existe cierto dolor, sobretodo si se provocan respuestas de espasmo local. Este dolor puede ser intenso, pero dada la corta duración de la técnica suele ser soportado por la mayoría de las personas.

A parte del dolor durante la técnica, puede quedar un dolor post-pución que puede perdurar 24-48h.

¿Cuantas sesiones de punción seca se necesitan para eliminar un punto gatillo?

Depende de muchos factores. Si el fisioterapeuta identifica bien los puntos gatillo miofasciales relevantes y en una sesión se pueden tratarlos todos, es posible que el número de sesiones sea muy corto, notándose seguramente mejora desde la primera sesión. Si el paciente no tolera bien la punción seca y no se pueden abordar todos los puntos gatillo en la primera sesión, deberá acudir más veces.

¿Es la punción seca una técnica avalada científicamente?

Cada vez es más amplia la literatura publicada en revistas científicas de alto impacto que respalda en uso de la punción seca para la eliminación de los puntos gatillo miofasciales y en consecuencia, la curación del síndrome de dolor miofascial.

¿Es suficiente con la punción seca para eliminar un síndrome de dolor miofascial?

No. El tratamiento de los puntos gatillo y el síndrome de dolor miofascial no acaba con la punción. Será necesario controlar  los factores que puedan activar o perpetuar esos puntos gatillo. Frecuentemente se recomiendan ejercicios si hay debilidad de algún músculo o grupo muscular, cambios técnicos o ergonómicos, estiramientos, etc, sin los cuales no erradicaríamos del todo el problema.

¿Que riesgos tiene la punción seca?

Pese a que los riesgos son pocos, existen. Sobretodo si se realiza una mala praxis de la técnica. La complicación más común, a parte del dolor post-punción, es el hematoma que podemos provocar si indeseablemente pinchamos un vaso sanguíneo. La complicación más grave puede ser el neumotórax si durante una punción en algún músculo torácico no se toman las precauciones necesarias y insertamos la aguja en el pulmón. Otras complicaciones pueden ser reacciones vagales, los mioedemas y la exacerbación temporal de los síntomas. Es por esto que cobra vital importancia el hecho de que el fisioterapeuta que realice esta técnica esté debidamente formado.

En definitiva, si tienes un problema físico que pueda estar causado por puntos gatillo miofasciales date la oportunidad de probar la efectividad de la punción seca. Consulta con tu fisioterapeuta y si está formado en esta técnica “disfruta” de sus resultados.


5 consejos de la OMS para iniciar un 2019 más saludable08/01/2019

Para todos los que quieren hacer cambios y compromisos iniciando el nuevo año, la Organización Mundial de Salud (OMS) entregó cinco recomendaciones que se pueden adoptar como estilo de vida en 2019 y así lograr “una dieta sana y equilibrada” que solo entregará beneficios. “Lo que comemos y bebemos puede afectar la capacidad de nuestro cuerpo para combatir infecciones, así como la probabilidad de que desarrollemos problemas de salud en el futuro, como obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes y diferentes tipos de cáncer”, señala la OMS en un comunicado.

1. Dieta equilibrada, come una variedad de alimentos

Nuestros cuerpos son increíblemente complejos y, con la excepción de la leche materna para bebés, ningún alimento contiene todos los nutrientes que necesitamos para que funcionen de la mejor manera posible. Por lo tanto, nuestras dietas deben contener una amplia variedad de alimentos frescos y nutritivos para mantenernos fuertes.

Se recomienda comer una mezcla de alimentos básicos como trigo, maíz, arroz y papas con legumbres como lentejas y porotos, mucha fruta fresca y verduras, y alimentos de origen animal (carne, pescado, huevos y leche).
Elige alimentos integrales como maíz, mijo, avena, trigo y arroz integral sin procesar. ¿La razón? Son ricos en fibra y pueden ayudarlo a sentirse satisfecho por más tiempo.
Prefiere carnes magras. Prueba cocinar al vapor o hervir en lugar de freír alimentos.

2. Reduce la sal

Demasiada sal puede elevar la presión arterial, que es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. La mayoría de las personas en todo el mundo consumen demasiada sal: en promedio, consumimos el doble del límite recomendado por la OMS de 5 gramos (equivalente a una cucharadita) por día.

Incluso si no agregamos sal a nuestros alimentos, debemos ser conscientes que los alimentos o bebidas procesadas ya contienen altas cantidades de sal.

En la práctica: al cocinar usa sal con moderación, reduce el uso de salsas y condimentos salados (salsa de soya, caldos concentrados). Tampoco dejes un salero sobre la mesa ni agregues sal a la comida que ya está servida solo por costumbre. Revisa las etiquetas de los alimentos y busca productos con menos contenido de sodio.

3. Reduce el uso de ciertas grasas y aceites

Todos necesitamos algo de grasa en nuestra dieta, pero comer demasiado, especialmente los tipos equivocados, aumenta los riesgos de obesidad, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Las grasas trans producidas industrialmente son las más peligrosas para la salud. Se ha encontrado que una dieta alta en este tipo de grasa aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en casi un 30%.

Para reducir su consumo, reemplaza mantequilla y manteca por aceites más saludables como soya, canola, maíz y maravilla.

Prefiere carnes blancas como pollo y pescado. Limita el consumo de carnes procesadas.
También revisa las etiquetas y evita todos los alimentos procesados y fritos que contengan grasas trans producidas industrialmente.

4. Limita el consumo de azúcar

Demasiado azúcar no solo es malo para nuestros dientes, sino que aumenta el riesgo de aumento de peso y obesidad, lo que puede llevar a problemas de salud crónicos y graves.

Al igual que con la sal, es importante tomar nota de la cantidad de azúcares “ocultos” que pueden encontrarse en los alimentos y bebidas procesados. Por ejemplo, ¡una sola lata de bebida puede contener hasta 10 cucharaditas de azúcar agregada!

¿Cómo reducir la ingesta? Limita el consumo de dulces y bebidas azucaradas (gaseosas, jugos de frutas, jugos concentrados líquidos y en polvo, bebidas energéticas y deportivas, té y café listos para tomar).
Evita dar alimentos azucarados a los niños. Sal y azúcar no deben agregarse a los alimentos de los niños menores de 2 años.

5. Evita el consumo de alcohol peligroso y dañino

Según la OMS no existe un nivel seguro de consumo de alcohol, incluso niveles bajos de consumo de alcohol pueden estar asociados con riesgos significativos para la salud.

“El alcohol no es parte de una dieta saludable, pero en muchas culturas, las celebraciones de Año Nuevo están asociadas con el consumo excesivo de alcohol. En general, beber demasiado, o con demasiada frecuencia, aumenta su riesgo inmediato de lesión, además de causar efectos a largo plazo como daño hepático, cáncer, enfermedad cardíaca y enfermedad mental”, dice la OMS.


Adelgaza desde principio de año03/01/2019

Con la llegada del Año Nuevo vienen también los nuevos propósitos. Entre ellos, uno de los más comunes suele ser el de adelgazar o comenzar algún tipo de dieta para contrarrestar los excesos cometidos durante las fiestas de fin de año.

Seguramente te hayas pesado estos días y te hayas dado cuenta de que has engordado un par de kilos. Es algo normal después de los excesos cometidos durante todas las fiestas navideñas. El mes de enero es un buen mes para empezar a recuperar los hábitos saludables y volver a tener tu peso ideal. Toma nota de los siguientes consejos que te ayudarán a decir adiós a esos kilos de más que cojiste durante las Navidades.

¿Como adelgazar en enero?

Sigue estos sencillos consejos:

Importancia del desayuno. El desayuno es la comida más importante del día por lo que debes evitar los productos más calóricos y optar por el consumo de fruta, cereales y productos lácteos desnatados.

En el caso de que quieras tomar pan es aconsejable que sea integral y acompañarlo con un poco de aceite de oliva. 

 Frutas y verduras: La base de tu dieta deben de ser las frutas y las verduras. Se trata de alimentos muy pocos calóricos y bastante nutritivos por lo que son perfectos para conseguir eliminar esos kilos de más de tu cuerpo.

Beber mucho líquido: Es importante que bebas de unos dos a tres litros de agua cada día. De esta forma tu cuerpo estará perfectamente hidratado y podrás eliminar todas las impurezas y toxinas que tengas en tu cuerpo. También puedes beber infusiones o zumos naturales elaborados a base de fruta.

Ejercicio físico:De nada vale que sigas una dieta si no la combinas con un poco de ejercicio físico diario. El deporte te ayudará a eliminar las calorías de una forma mucho más ràpida y podrás vovler a recuperar tu peso ideal antes de tiempo. 

Nada de comida basura: Si quieres conseguir adelgazar debes dejar por un tiempo toda la comida basura. Están prohibidos los fritos, los dulces o las salsas. Este tipo de comida es altamente perjudicial para tu salud y sólo conseguirás acumular grasa de más.


En diciembre aumentan los infartos27/12/2018

El estrés, los excesos que se cometen con la comida y la bebida y el olvido de la medicación, típicos todos ellos de la época de Navidad, hacen aumentar de manera notable el riesgo de sufrir un infarto de miocardio. Las personas con enfermedades crónicas de base, con mayor peligro, deben seguir manteniendo buenos hábitos para evitarlo.

Extremar las medidas de prevención secundaria, con hábitos saludables para evitar las complicaciones y el empeoramiento de la diabetes, la hipertensión o la hipercolesterolemia, es indispensable para prevenir el infarto de miocardio. En años anteriores, por estas fechas, la Federación Española del Corazón (FEC) ya advirtió de que, precisamente, el 25 de diciembre, día de Navidad, es el momento del año en el que se registran más muertes por infartos cardiacos, seguido por el 26 de diciembre y el 1 de enero. Y es que, en diciembre, el número de ataques sube un 8% respecto a noviembre, según un estudio realizado por cardiólogos de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte (EE.UU.), que analizó más de 128.000 muertes por fallo cardiaco.

Entre las causas que favorecen un mayor número de infartos durante las Navidades, y alrededor de estas fechas, figuran el estrés que genera la organización y la celebración de estas fiestas que, a menudo, hay que compaginar con el trabajo y el cuidado de los hijos menores que disfrutan de vacaciones escolares; las discusiones familiares; los excesos que se cometen con la comida y la bebida; y la falta de adherencia a los tratamientos. La rutina se rompe y puede causar un daño irreparable para el corazón y a otras partes del organismo. Pero, ¿cómo evitarlo?

Cuidar la alimentación en Navidad: menos sal y azúcar y más moderación

El peligro de tomar más grasas saturadas radica en el riesgo de romper los buenos hábitos a partir de estas fechas y persistir con esta mala inercia todo el año.

Los primeros consejos que se deben dar se refieren a la alimentación y consisten en no modificar las normas de una dieta sana. "Como norma general, pero sobre todo para los pacientes con hipertensión, no se debe abusar de la sal, lo que sucede en estas fechas porque se come más marisco y pescado y, por lo tanto, la proporción aumenta en las comidas", expone Leandro Plaza, presidente de la FEC.

No olvidar la medicación

Otro punto indispensable para no sufrir un problema de salud grave durante las Navidades es tomarse la medicación, como haya indicado el médico. Esta medida sirve tanto para las personas que padecen cardiopatías como para cualquier enfermo con una patología crónica.

 



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.