Dolores de huesos en primavera18/04/2018

Con los cambios de estaciones, de frío al calor, y del calor al frío duelen los huesos. No es que te estés haciendo viejo, ni que los mayores tengan una sabiduría ancestral en las rodillas y en lesiones antiguas, es que nuestro cuerpo no está dando señales.

Concretamente, al llegar la primavera la temperatura sube, a la vez que se produce una bajada de la presión en las articulaciones del cuerpo y en sus líquidos. Esto es debido a que las articulaciones están provistas de nervios sensitivos(barorreceptores) que responden a los cambios en la atmósfera. Por eso hay personas que sufren dolor de huesos con el cambio de tiempo, especialmente cuando va a llover.

¿Como evitar estos dolores?

Dormir, al menos, 7 horas al día,La falta de sueño puede llegar a alterar el carácter, además de provocar dolor en los huesos y músculos.

La vitamina D es una aliada para los deportistas y para el desarrollo óptimo de los huesos, fundamental además para la mineralización de los mismos y para que los músculos tengan un buen soporte. Caminar al sol para sintetizarla es clave.

“Ponerse en manos de un experto en fisioterapia para someterse a un masaje muscular es otra de las opciones al llegar la primavera, ya que reduce el estrés a la vez que disminuye el dolor en las articulaciones”.

Hacer ejercicio media hora al día es lo mínimo para empezar a poner el cuerpo en marcha, tonificar, etc… una medida de mínimo para que no duelan más los huesos si no se está acostumbrado a hacer ejercicio. Además, hacer ejercicio hace que durmamos mejor y evitaremos el insomnio. 

Modificar un poco la dieta añadiendo antioxidantes, alimento con vitaminas C y E y diferentes pescados, como la merluza, que contiene ácidos Omega – 3

 


Cefalea tensional16/04/2018

La cefalea tensional antes denominada cefalea por contractura muscular es uno de los tipos de dolor de cabeza más frecuente en el ser humano, el dolo de cabeza mas frecuente dentro del campo de las cefaleas.

El término de cefalea tensional se refiere a un dolor de cabeza de origen no vascular, hasta hace poco se llamaba  cefalea por contractura muscular porque muchos de los casos estaban relacionados con contracturas a nivel cervical, como se observado que en otros casos no es tan evidente la contractura a nivel cervical y que el nexo de unión de este tipo de dolencia es una tensión psicoemocional se le ha venido a denominar cefalea tensional. Por lo tanto, se le llama tensional ya que suele estar presente una tensión emocional, derivada de algún tipo de conflicto,  bien producido por estrés laboral o emocional que desencadena y facilita el dolor de cabeza, bien generado por un personalidad perfeccionista, maniática o nerviosa que tiende a somatizar dicha tensión en la columna cervical, generando dolor de cabeza.

Signos y síntomas 

En este tipo de dolores de cabeza el dolor suele ser de carácter bilateral aunque también puede ser unilateral, afectando a la región anterior frontal, lateral temporal,  posterior occipital, puede manifestarse con un dolor no pulsátil en forma de cinta o con una  sensación de tensión en ciertas regiones como la nuca o región sub-occipital. El fenómeno desencadenante de este tipo de cefaleas suele ser la tensión física o psicológica que puede derivar de alguna disputa con un compañero con tu pareja o sencillamente una excesiva sobrecarga laboral. También puedes desencadenase por una postura que genera una tensión cervical mantenida durante horas .

Causas de las cefaleas tensionales

Dentro de las causas desencadenantes de la cefaleas tensionales, encontramos:

Estrés tanto físico como emocional

exceso de consumo de alimentos con cafeína

Alto consumo de alcohol

Tensión a nivel ocular

Fatiga o sobrecargas musculares

​​Para evitar desencadenar cefaleas tensionales, a continuación os indicaremos unos útiles y eficaces consejos. 

Seis consejos para las cefaleas tensionales

Os brindamos estos 6 consejos que serán útiles para evitar cefaleas tensionales.

Controla el estrés

 Ya que este es uno de los principales factores desencadenantes de las cefaleas tensionales y migrañas, esto debido a que el estrés suele generar contracturas en nuestros músculos, sobre todo en algunos en específico como el trapecio, ocasionando dolor, molestias, incapacidades funcionales y por supuesto, afectando nuestra calidad de vida. 

Evita en lo posible el uso de analgésicos y antiinflamatorios

Ya que el abuso y utilización repetida de ellos para tratar el dolor de cabeza acaba provocando más dolor de cabeza. Además de esto, cualquier afectación de nuestro cuerpo debemos tomarla como la maleza, si sólo la cortas por encima, esta aparecerá nuevamente en corto tiempo.

Mientras que si la cortas de raíz estarías acabando verdaderamente con el problema. Por lo que os recomendamos acudir a tu fisio de confianza para que realice la evaluación pertinente y en base a ello establezca el protocolo de tratamiento más ideal para tu cefalea tensional.

Evita los alimentos que pueden provocar el dolor de cabeza: 

Café, chocolate, queso...  Sobre todo si eres una persona propensa a sufrir dolores de cabeza o cefaleas tensionales. Y con esto no queremos decir que debas desterrarlos por completo de tu vida. Sencillamente modera o evita en la medida de lo posible ingerir esta clase de alimentos. 

Cuida tu hígado para evitar las cefaleas y migrañas

mantener este órgano en buenas condiciones es fundamental para prevenir cualquier dolor de cabeza, y no se trata sólo de que NO esté enfermo, sino de lograr que se mantenga sano. Nuestro cuerpo es parte de un todo y se necesita un equilibrio de todas las partes que lo conforman para que se pueda considerar que estamos saludables, por lo que mientras tu hígado de mantenga sano, es menos probable que desarrolles cefaleas tensionales. 

Identifica y evita los trabajos y posturas 

Este es un consejo muy importante, ya que aquellas posturas o trabajos que contribuyen al padecimiento de los dolores de cabeza son muy frecuentes en nuestra vida cotidiana, por lo que puede que ni siquiera identifiquemos que está generando dicho malestar. Es por ellos que os invitamos a poner más cuidado y atención a todas las posturas que adoptas durante el día y cual de ellas está causando un efecto perjudicial en tu organismo, generando migrañas y cefalea tensional.

Hay ejercicios, estiramientos y automasajes 

Existe una cantidad muy diversas de ejercicios, estiramientos y automasajes que son de gran utilidad para controlar el dolor de cabeza y las migrañas. Os invitamos a ponerlos en práctica y olvidarte de la cefalea tensional. 

Tratamiento

Los pacientes con cefalea tensionales pueden tener conflictos no resueltos de tipo laboral social u otro tipo de dificultades que ocasionen una tensión o un problema emocional y por ello acaban generando una tensión en la musculatura que provoca el dolor de cabeza.

En primer lugar

El tratamiento de este tipo de cefaleas tensionales es fundamental abordar el caso desde un punto de vista global, en primer lugar es importante que la persona sea consciente de que pueda haber a un problema en su vida que le esté facilitando u ocasionando este dolor, ya que hay muchos pacientes que ni siquiera son conscientes de que pueden estar somatizando en su espalda el estrés o la tensión que le generan de dichos conflictos emocionales.

En segundo lugar

Desde el punto de vista fisioterapéutico es muy importante aliviar la musculatura de la nuca y la columna cervical, además de realizar una valoración y tratamiento de la movilidad cervical.

Hay algunas técnicas de tratamiento instrumental para la cefalea tensional como la fibrólisis diacutánea que puede ser muy beneficioso en estos casos sobre todo aplicado en la zona sub-occipital, esta técnica consiste en la realización de un rascado en la nuca por medio de unos utensilios parecidos a un gancho. También suele tener buen resultado la terapia manual dirigida a la musculatura temporal Y del la musculatura de la masticación.

En tercer lugar

Es fundamental que el paciente no abuse de los diversos fármacos analgésicos que se suelen utilizar, ya que muchos de estos dolores de cabeza que en un principio eran esporádicos, pueden verse cronificados y generar cefaleas por efecto rebote de los analgésicos generando un problema mucho más grave y difícil de solucionar por lo tanto siempre hay que aconsejar la moderación farmacológica.

Es fundamental evitar algunos alimentos que tienen demostradas repercusiones sobre este tipo de cefaleas, en términos generales deben evitarse alimentos excitante como la cafeína chocolate y los cítricos salvo el limón. Desde un punto de vista nutricional también es importante realizar una dieta encaminada a detoxificar y limpiar el organismo.  

Como principal objetivo de esta detoxificación debemos tener al Hígado, ya que estas cefaleas están relacionadas con una disfunción o mal funcionamiento del hepático-biliar. Es precisamente por ello que no debemos abusar de tóxicos como podrían ser los propios fármacos pautados para aliviar el dolor de cabeza, de otros tipo de alimentos que sobrecargan el sistema digestivo, por tanto evitaremos frituras embutidos exceso de carnes rojas y dulces e hidratos de carbono de absorción rápida. Intentando comer más verduras y frutas entre horas, así como aumentar la ingesta de agua e hidratación.

Debido a el componente emocional es importante en el desarrollo de la cefalea tensional, por lo que es fundamental aconsejar al paciente la realización de técnicas de relajación como la meditación u otras similares, a fin y al cavo, es el estrés emocional acumulado y somatizado en nuca y en la columna cervical lo que suele estar detrás de la gran mayoría de cefaleas tensionales, ser conscientes de lo que le está afectado a un o mismo y poner las barreras o las soluciones correspondientes, sera el mejor tratamiento de esta común dolencia y el mejor consejo que podemos dar como terapeutas.


Conjuntivitis alérgica en primavera12/04/2018

Muchos temen la llegada de la primavera porque la relacionan con uno de los momentos más incómodos del año. Las alergias son cada vez más comunes y sus síntomas van más allá de los estornudos y el picor de nariz. La conjuntivitis alérgica también tiende a ser más intensa durante esta estación del año.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

La conjuntivitis es la inflamación de la membrana que recubre la superficie del ojo. Al ser alérgica, se produce porque se ha estado cerca de algo que causa alergia, es decir, te has expuesto a un alérgeno.  

¿Por qué en primavera hay más conjuntivitis?

En primavera la conjuntivitis alérgica es más frecuente porque es el momento de año en el que se produce la polinización de las gramíneas y de los olivos. Hay mucha gente que tiene alergia a estos tipos de pólenes, lo que les acaba pasando factura a los ojos.

Sin embargo, la conjuntivitis alérgica también puede ser crónica, es decir, que siempre está ahí aunque desarrolle picos en distintos momentos del año. En estos casos, es habitual que el alérgeno principal sean los ácaros que llenan nuestras casas.

Consejos para prevenir la conjuntivitis alérgica

Aunque no existen técnicas milagrosas, se pueden seguir estas 8 pautas para prevenir la conjuntivitis alérgica y que sus síntomas sean más suaves.

1 La mejor forma de sufrir en menor intensidad la conjuntivitis alérgica es reducir el contacto con aquello que nos da reacción, en la medida de lo posible. Para identificar qué te da alergia, son muy útiles las pruebas realizadas por los alergólogos.

2 Para que la irritación no sea mayor y, por tanto, empeore la inflamación, es necesario evitar frotarse los ojos.

3 Una buena manera para prevenir la conjuntivitis es lavarse los ojos con suero fisiológico estéril o lágrimas artificiales. De esta forma, se eliminarán los alérgenos que hayan quedado. Es importante lavarse bien las manos antes de empezar con esta rutina.  

4 Asegúrate de que tu casa no es un campamento de ácaros limpiándola bien. No te olvides de los colchones, las almohadas, las sábanas y las alfombras, que son los que más tienden a acumularlos. En los días de viento, evita abrir las ventanas.

5 Cuando sientas los síntomas de la conjuntivitis alérgica, no utilices lentillas.

6 Al ir en coche, cierra las ventanillas, sobre todo si viajas en primavera.

7 Evitar hacer deporte en las primeras horas del día, que es el momento en el que hay más polen en el ambiente.

8 Es recomendable no tender la ropa en la calle para evitar que se impregne con polen.

Síntomas de esta alergia primaveral

Los síntomas pueden variar según la persona y la intensidad de la inflamación. Estos son los indicios más habituales:

+ Un picor intenso en los ojos.

+ Sensación de arenilla o de tener algo metido en el ojo.  

+ El ojo parece rojo, ya que los vasos sanguíneos son más visibles.

+ Inflamación en los párpados, sobre todo en el superior.

+ Lagrimeo excesivo provocado por la alergia.

+ Sensibilidad a la luz, sobre todo cuando esta es muy intensa.

+ Legañas más abundantes de lo normal, sobre todo al despertarse.

Cuándo hay que ir al oftalmólogo

Ir al oftalmólogo te permitirá detectar las señales de conjuntivitis alérgica y darle el mejor tratamiento. La próxima vez que tengas un brote de alergia, podrás aplicar el procedimiento para evitar que la conjuntivitis empeore.

Por eso, hay que ir al médico cuando haya dolor fuerte, los síntomas no se alivien o la reacción alérgica sea preocupante.

Debes saber que este tipo de conjuntivitis no es contagiosa y, por tanto, si alguien de la familia lo sufre no acabará pegándoselo al resto.

Tratamiento para la conjuntivitis

Los lavados con suero fisiológico o lágrimas artificiales ayudarán a reducir las molestias derivadas de la conjuntivitis alérgica. Sin embargo, tu oftalmólogo podría también recomendarte colirios antiinflamatorios, antihistamínicos para reducir los efectos de la alergia, corticoides o algún tipo de medicación oral. 


Desgaste de cartílago de la rodilla11/04/2018

El cartílago es un tejido que ayuda a que un hueso entre en contacto con otro de manera suave y natural.

El cartílago es un tejido que ayuda a que un hueso entre en contacto con otro de manera suave y natural, pero si la zona está dañada, rota o agrietada se produce la llamada condromalacia rotuliana o, de forma más severa, la artrosis. El desgaste progresivo en el cartílago de la rodilla es una de las lesiones que más afectan a los runners.

Síntomas

  • Dolor intenso que aparece cuando estás corriendo y en su estado más avanzado también cuando bajas cuestas o subes y bajas escaleras.
  • Escuchas crujidos y “clics” en la rodilla.
  • Fallos en la rodilla y pérdida repentina de fuerza.
  • En estado avanzado el cartílago se desgasta tanto que los extremos de los huesos se tocan y puede haber deformación en el aspecto de la rodilla.

Causas

  • Aumentar excesivamente el número de kilómetros recorridos por semana.
  • Ejercicios muy intensos o repentinos.
  • Factores genéticos y hereditarios.
  • Aumento de peso.
  • Mala alimentación.

¿Qué hacer cuándo nos lo detectan?

  • Descansa y para.. pero no demasiado. Según un estudio del que se hacía eco la revista Runners World, la falta de uso de las articulaciones hace que estas pierdan flexibilidad y que el cartílago se debilite gradualmente. El ejercicio de suave a moderado hace que los síntomas no empeoren.
  • Fortalece tu dieta con alimentos como huevos, legumbres y frutas ricas en vitamina C.
  • Prueba a probar con suplementos de colágeno o cartílago de tiburón. No hay evidencia de que funcionen, pero tampoco de lo contrario.
  • Prueba otros deportes como la natación.
  • Vigila tu dieta. Cuanto mayor sea tu peso corporal, mayor sufrimiento para tus articulaciones.
  • Ponte hielo después de entrenar.
  • Trata de mejorar tu técnica de carrera.
  • Toma antiinflamatorios sin corticoides (AINE) si la rodilla se inflama.
  • Fortalecimiento de la parte inferior del cuerpo y especialmente los cuádriceps y isquiotibiales  pero ten cuidado de no cargar excesivo peso.
  • Vuelve a los entrenamientos con tranquilidad y poco a poco.
  • Prueba a entrenar por una superficie más blanda.
  • No dejes de visitar tu clinica Fisiolife Plus mas cercana.

 


Puntos Gatillo03/04/2018

De acuerdo a Simons y cols. un punto gatillo es una “zona hiperirritable localizada en una banda tensa de un músculo esquelético que genera dolor con la compresión, estiramiento, sobrecarga y contracción del tejido, que generalmente responde con un dolor referido”.

Los puntos gatillo son muy dolorosos, también se les conoce como zonas de contractura máxima.

Pueden existir en cualquier músculo del cuerpo, aunque existen zonas con mayor predisposición a su aparición. Además, se pueden dar varios a la vez. Normalmente las zonas de dolor suelen ser a distancia, lo que se conoce como dolor referido. Y esto significa que quizá el punto gatillo esté en una zona, pero el dolor aparezca 20 cm por encima, por ejemplo.

¿Cómo es el tratamiento de los puntos gatillos?

La forma más común y eficaz de tratar los puntos gatillo es mediante la punción seca. Es una técnica invasiva que emplea una aguja para eliminar dichos puntos.

Gracias a esta técnica se consigue una disminución casi inmediata del dolor en la mayoría de los casos. Existen múltiples estudios que prueban la eficacia y rapidez de este tratamiento, por lo que suele ser una elección más habitual.

Si no se toleran bien las agujas se pueden emplear técnicas manuales como el masaje descontracturante. Con él también se obtienen buenos resultados. Aunque lo mejor es combinar estas técnicas y además añadir la termoterapia, la electroterapia y los estiramientos, para conseguir un resultado mejor y más rápido.

En Fisiolife Plus contamos con profesionales especializados en estas técnicas y recomendaremos su aplicación como parte de su tratamiento personalizado, además de informar al paciente,  y asi provocar un cambio de hábitos que provoquen la activación de los puntos gatillo.



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.