La fisioterapia como aliada para dejar de fumar05/07/2019

La fisioterapia respiratoria representa todo un abordaje de mejora de la calidad de vida de los pacientes con problemas respiratorios de diversa índole, especialmente de aquellos que han dejado o quieren dejar el hábito del tabaco. En concreto, ayuda a mejorar la respuesta fisiológica que se produce en los primeros momentos tras abandonar el tabaco, con las técnicas llamadas de aclaramiento bronquial, ha explicado la decana del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, Aurora Araújo. 

Araújo ha explicado que el aclaramiento bronquial es un proceso que se produce a partir del tercer o cuarto día tras el último cigarrillo, cuando empieza a haber mayor movilidad de los cilios del árbol bronquial para favorecer la higiene bronquial. El fumador suele asociar erróneamente el aumento de secreciones y tos a un empeoramiento que es en realidad un síntoma de un mejor funcionamiento del sistema respiratorio”, incide Araújo. 

El papel del fisioterapeuta en estos días es fundamental para ofrecer esta información al paciente y que comprenda que se trata de una sensación normal que es síntoma de que los pulmones empiezan a notar cómo se limpian tras haber dejado el tabaco. 

Además, el fisioterapeuta puede convertirse en un perfil  fundamental para “acompañar al paciente en el camino de esta deshabituación tabáquica, apoyando el refuerzo positivo y facilitando la comunicación, desechando falsos mitos que surgen habitualmente en este proceso como por ejemplo, que un cierto número de cigarros al día no son un mal hábito, o que no se debe dejar de fumar de golpe”, explica la decana del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, Aurora Araújo.


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.