Fisioterapia en la tercera edad02/07/2019

El ejercicio físico durante la tercera edad es muy recomendable para mantener una buena calidad de vida. La realización de deporte y de rehabilitación, después de sufrir algún tipo de enfermedad, conlleva unos beneficios altos para la salud de la persona. Por este motivo el papel de los fisioterapeutas es fundamental para poder adaptar el ejercicio físico a las capacidades de cada paciente.

Una de las principales funciones de la fisioterapia en tercera edad es la de mantener un grado de movilidad e independencia que nos permita sentirnos bien y capaces en el ambiente en el que nos desenvolvemos.

Es precisamente por esta razón por lo que es tan importante que los adultos mayores siempre tengan opciones de contar con este tipo de tratamientos, la fisioterapia no ha de ser solo una terapia reparadora y es precisamente en el campo de la tercera edad donde la fisioterapia puede extender más su acción y probar sus extraordinarios beneficios para la salud en el sentido más amplio de la palabra.

Los tratamientos de fisioterapia pueden aplicarse tanto para ayudar a mejorar la salud del anciano, después de haber sufrido una enfermedad o una operación, o para aliviar los dolores cuando se está a mitad de algún tratamiento. Pero también es recomendable el tratamiento de los fisioterapeutas, para prevenir dolencias y para mejorar los problemas propios de la edad y de esta forma aumentar la calidad de vida.

De esta manera, la fisioterapia en tercera edad interviene con técnicas eficaces para tratar deficiencias motrices, programar ejercicio físico adaptado, fortalecer la fuerza muscular, mejorar la resistencia y el equilibrio, valorar la postura y siempre orientados a devolver la confianza en sus capacidades a nuestros mayores.


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.