Cómo prevenir lesiones de rodilla durante el entrenamiento02/10/2019

Entrenar de más, con calzado inadecuado o sobre determinadas superficies puede dañar la mayor articulación del organismo, por eso es importante prestarle atención.

1. Entrada en calor. El primer paso es calentar apropiadamente los músculos, elongarlos, antes de salir a trotar.

2. Prácticas variadas. Respetar los ritmos de entrenamiento, tomar tiempos de descanso, prestar atención a si surge algún tipo de dolor y parar inmediatamente, variar los ejercicios para trabajar en cada sesión distintos grupos musculares y al final lograr un adecuado equilibrio muscular y también es una buena idea hacer distintos deportes.

3. Peso y calzado adecuado. Es fundamental mantenerse en el peso normal para la estatura y la edad de la persona (las rodillas soportan el peso del cuerpo) y usar el calzado y la ropa indicada para cada deporte.

Cómo se puede lesionar la rodilla

El dolor puede indicar tanto un proceso inflamatorio como una lesión; para identificar de qué se trata es preciso consultar al médico, a la emergencia ante el primer síntoma y luego al traumatólogo si es necesario continuar la revisión.

Las lesiones más frecuentes son tendinitis (inflamación de los tendones), rupturas tendinosas, rupturas de ligamentos o rupturas de los meniscos. También pueden producirse procesos degenerativos propios del envejecimiento o ciertos deportes como son las lesiones osteocondrales (que pueden derivar en artrosis).

A qué prestar atención

Si siente dolor o inestabilidad, es importante no dejarlo pasar y consultar al médico para descartar o diagnosticar un problema.

Con una observación clínica el profesional tendrá una presunción de diagnóstico y te indicará cómo tratarlo y qué seguimiento tenés que hacer. Si es una inflamación podrá indicar descanso con aplicaciones de hielo para reducirla y si es algo más, te pedirá radiografías u otros estudios de imagen para ver la articulación, los tejidos y huesos.

Los tratamientos más usados para aliviar el dolor de rodilla suelen ser la colocación de hielo sobre la zona afectada, que actúa como antinflamatorio. El médico puede recetar medicamentos antinflamatorios, indicar sesiones de kinesiología para recuperar el movimiento y tratamientos locales.

Si hay lesiones más profundas como las de menisco, ligamentos u osteocondrales, se suelen tratar con cirugía. Actualmente las técnicas que se utilizan son las mínimamente invasivas como la artroscopía que se hace en el día y sin necesidad de internación.


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.