5 lesiones más comunes en el gimnasio08/07/2019

Es muy común ver a personas en el gimnasio ejecutando mal los ejercicios: este es un trabajo que deben corregir los monitores de sala, ya que (en teoría) son las personas formadas para hacernos entender cómo debemos realizar un entrenamiento. Sin embargo, entre que algunos usan más peso del que deben o realizan posturas arcaicas, más de uno tiene que visitar al fisioterapeuta de manera frecuente.

Para evitar las posibles lesiones físicas que puedes experimentar si acudes al gimnasio, es recomendable que conozcas las que suceden más a menudo. No tiene porqué sucederte si realizas bien todos tus ejercicios y mantienes una postura adecuada, pero de esta forma podrás prevenirlas y anticiparte a ellas.

 

Estas son las 5 lesiones más comunes en el gimnasio.

 

Contracturas

Si estás trabajando musculación en el gimnasio es posible que debido a un mal gesto o a demasiada tensión muscular experimentes una contractura que puede provocar que tengas que interrumpir el entrenamiento incluso durante varios días. Resultan muy molestas y suelen producirse en la zona del cuello y de los hombros. ¿Cómo evitarlas? Con un calentamiento adecuado y una correcta progresión de ejercicios en la que vayas aumentando su intensidad o peso gradualmente será suficiente.

 

Agujetas

No se trata de una lesión grave, pero al fin y al cabo las agujetas son pequeñas roturas de las fibras musculares que pueden incapacitarte para hacer ejercicio durante varios días. Además, pueden ser muy dolorosas y pueden provocar que actividades de tu día a día como andar supongan un gran esfuerzo. Para evitarlas, tendrás que hacer deporte siempre aumentando la intensidad de manera progresiva: deberás adaptarte paulatinamente al ejercicio o al peso que estés levantando si estás trabajando musculatura.

 Tendinitis

Un sobreesfuerzo o una sobrecarga excesiva puede hacer que los tendones se inflamen. Para no sufrir esta lesión es importante que realices un buen trabajo de calentamiento centrándote sobre todo en la parte del cuerpo que va a hacer el esfuerzo físico. El objetivo de esto es lograr que los tendones sean más elásticos y así aguanten mejor la intensidad del ejercicio que realices sin que lleguen a lesionarse. También tendrás que llevar a cabo tu entrenamiento de manera minuciosa y ejecutar adecuadamente todos los ejercicios. En caso de verte afectado por una tendinitis tendrás que acudir al doctor para tratarla cuanto antes e interrumpir tu sesión de deporte durante algún tiempo.

 

 Dolores de espalda

Cuando estamos trabajando un grupo muscular y haciendo ejercicios de peso muerto, es muy común que se produzcan dolores de espalda. Estos pueden ser momentáneos o, si se trata de algo más grave, puede extenderse en el tiempo e incluso necesitar tratamiento médico y mucho reposo. Para evitarlos lo principal es mantener siempre la postura correcta al levantar el peso y hacer caso de las recomendaciones de nuestro monitor. Un truco para controlar la postura es mirarse en un espejo mientras se están realizando los ejercicios de pesas. Así seremos más conscientes de la posición de todo nuestro cuerpo.

 

 Lesiones en la rodilla

Un estilo de vida sedentario puede provocar que la cadera no tenga la suficiente fuerza y al hacer deporte todo nuestro peso caiga sobre la rodilla. Las sentadillas son muy recomendables para prevenir estas posibles lesiones de rodilla, además de llevar un calzado adecuado para el tipo de actividad y que así los pies tengan la estabilidad adecuada.

 


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.